Cómo elaborar pikles

Es temporapickles_caserosda de coles, repollos, lombardas y demás. Nuestros productores de verduras, Paco Merlas, nos sirven coles de la mejor calidad y con unas dimensiones que nos tienen asombradas. En ocasiones no sabemos qué hacer con tanta hortaliza. Así que si este es tu caso, tienes un montón de verduras y no sabes muy bien cómo conservarlas, hoy te enseñamos cómo puedes hacer unos pickles caseros para poder aprovecharlas durante el resto del año.

El encurtido o pickle permite conservar los productos vegetales durante mucho tiempo, y tiene la ventaja de que sus características nutritivas se mantienen.

La mayoría de verduras puede encurtirse y es divertido experimentar con las menos “típicas” como el brócoli o la coliflor. Para este tipo de pickles te recomiendo que utilices zanahoria, col, lombarda o remolacha.

Ingredientes:

  • Zanahorias, col, lombarda o cualquier verdura dura
  • sal marina
  • agua mineral
  • botede cristal con cierre hermético.

1- Cortar las verduras en juliana muy finos.

2- Llenar el bote de cristal con las verduras cortadas, presionando las verduras.

3- En un vaso de agua de 250 gr. añadir una cucharadita de las de postre de sal, remover bien hasta que la sal esté bien disuelta y añadir despues al bote donde ya habremos metido las verduras cortadas en juliana.

4- Tapar el tarro con una gasa y guardarlo en un sitio fresco y oscuro, durante dos días.

5- Después de este tiempo quitar la gasa y cerrar el bote herméticamente, comprobando que no pierde agua, etiqueta el bote con la fecha y guárdalo en lugar oscuro 15 días. A partir de aquí ya están listos para comerlos.

Es importante que al abrirlos estos estén crujientes y con un sabor ligeramente ácido y salado, si están blandos hay que tirarlos.

¿Que son los Pickles?

Los pickles o encurtidos son verduras fermentadas de efecto desintoxicante y de alto valor nutritivo (los fermentos bien elaborados contienen folatos y mucha vitamina C).

Comer una cucharadita de pickles antes y después del plato principal en cada comida favorece la digestión, ayuda a evitar gases (siempre y cuando la masticación sea la adecuada) y a preparar el funcionamiento de la vesícula biliar para la digestión de las grasas pues estimulan la secreción de bilis. También es beneficioso en caso de afecciones del hígado.

Texto extraído de la web redpermacultura.org

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *