Paté crudivegano de champiñón

Esto del crudiveganismo parece algo muy exótico, cercano a rizar el rizo dentro del vegetarianismo, pero es un tipo de alimentación sana, nutritiva, muy creativa y que respeta profundamente a los animales. Se la conoce también con el nombre de raw food (para quien le guste usar neologismos anglosajones). La base de esta dieta es comer productos de origen vegetal sin pasarlos por los fogones. Los alimentos se comen crudos, pero eso no quiere decir que haya que comerlos tal y como la compramos o, en el mejor de los casos, como los recogemos de nuestra huerta. Los alimentos se procesan, pero siempre en crudo y se puede calentar siempre y cuando no se sobrepasen los 40ºC, temperatura a partir de la cual el alimento comienza a perder parte de sus cualidades nutritivas.

Por poner un ejemplo sencillo de lo que se puede hacer, he aquí la receta de un paté de champiñones, que hará que te rechupetees los dedos hasta decir basta.

INGREDIENTES

200 gr de pipas de girasol dejadas en remojo entre 4 y 8 horas (ni una más ni una menos)

150 gr de champiñones (vienen siendo unos 6 champis)

40 ml de tamari o salsa de soja (dos cucharadas soperas)

40 ml de aceite de oliva (las mismas cucharadas de antes)

1 diente de ajo

1 cucharada de jengibre fresco rallado

Pimienta negra al gusto

 

La elaboración es muy sencilla:

escurres las pipas (puedes usar pipas de calabaza, nueces, anacardos, sésamo o cualquier otro fruto seco de tu preferencia) y las enjuagas bajo el chorro de agua. Juntas todos los ingredientes en un vaso de batidora y lo bates a baja velocidad (porque conserva mejor aún los nutrientes). Y ya está. Tienes un paté listo en menos de 10 minutos. Lo puedes comer tal cual, o untarlo en lo que te apetezca. Si le agregas más agua se convierte en una deliciosa salsa.

¡SALUD!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *